DR-CAFTA Tratado de Libre Comercio de las Américas

Temas relevantes acerca del tratado de libre comercio, República Dominicana, Centroamérica y Estados Unidos. Buscador de las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) de la República Dominicana www.minegociodr.com

Mi NegocioDR

 
Web Mi NegocioDR

sábado, junio 24, 2006

RD-CAFTA: Un Futuro Prometedor Cámara de Americana de Comercio

Cuando estuve en este podio la última vez en febrero de 2004, el país estaba a tres meses de elecciones presidenciales, a dos semanas de concluir las negociaciones y firma del tratado de libre comercio el RD-CAFTA, por sus siglas en inglés - habían pasado dos semanas desde que se celebrara el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. El dólar se cambiaba a 49 pesos y el país se dirigía hacia un prolongado período de crisis en el sector energético. Era un tiempo de aprensión, incertidumbre y ansiedad. Aplicaba la cita de un gran escritor “Este no era el mejor de los tiempos, pero era el único que teníamos”.

Han cambiado muchas cosas desde entonces – la elección de un nuevo presidente a través de unas elecciones libres y transparentes. Se volvió a negociar un nuevo acuerdo stand-by con el Fondo Monetario Internacional. La situación del sector energético ha mejorado y los participantes de este importante sector están trabajando en un plan de estabilización, que cuenta con la asistencia del Banco Mundial a través de un préstamo de $150 millones de dólares.

El peso ha experimentado una fuerte apreciación y aunque se debate los efectos de la tasa de cambio, en los diferentes sectores de la economía, todos podemos estar en que la estabilización de la prima ha restablecido la confianza y la esperanza de los dominicanos en un mejor futuro, ya que vemos como se están revertiendo las tendencias negativas de la economía.

De hecho, el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, John Snow, elogió al Presidente Fernández en un almuerzo privado celebrado recientemente en Washington cuando mencionó que la República Dominicana estaba “over-performing” (dando mucho más de lo que se exigía) en sus compromisos con el Fondo Monetario Internacional. Esto de un país que el Fondo consideraba el año pasado era su peor crisis en el hemisferio. Asimismo, Moodys mejoró la clasificación de la deuda soberana de la República Dominicana.

Estoy convencido de que la República Dominicana se encuentra en un momento decisivo de su historia. He observado y he ayudado a que este país salga de la crisis de la cual todos hemos sido testigos, y ahora surge el potencial para una transformación rápida y fundamental. Permítanme ser optimista. Veo un futuro extremadamente prometedor para el pueblo dominicano – siempre y cuando los líderes de las tres ramas del Gobierno se aferren al principio de que su deber es asegurar el bienestar de la sociedad dominicana en su totalidad. O sea, de que tienen que decidir si van a promover los intereses estratégicos de la República Dominicana o los intereses de ciertos sectores especiales. El mundo está pendiente.

Como dijo el Presidente George W. Bush el 12 de Mayo junto a los cinco presidentes de Centroamérica y el Presidente Leonel Fernández en la Casa Blanca, y cito: “Nuestros intereses mutuos son la prosperidad para nuestra gente y la paz en la región. Hoy, una parte del mundo que una vez se caracterizaba por la opresión y las dictaduras militares ve su futuro en elecciones libres y comercio libre. El tratado de libre comercio será una de esas grandes fuerzas, ya que entrará en vigencia en una fecha escogida por los Estados Unidos y los otros países que lo han ratificado. Tendré mucho que decir sobre CAFTA más adelante. Pero, primero, permítanme mencionar algunos de los otros elementos que formarán parte de esa inminente transformación:


*Las oportunidades tecnológicas que brinda la globalización, incluyendo cambios fundamentales en las telecomunicaciones, el transporte y la transferencia de tecnologías;
El continuo desarrollo de los servicios en República Dominicana, especialmente el sector turismo;
*El fortalecimiento financiero y fiscal que surgirá de las medidas acordadas con el Fondo Monetario Internacional;


*El flujo continuo de remesas de los dominicanos residentes en el extranjero, principalmente en los Estados Unidos, y que supera los dos mil millones de dólares al año, cifra equivalente a aproximadamente un 12% del Producto Interno Bruto (PIB);

*El potencial aumento de la inversión extranjera en el país, ya que el país ofrecería mayor seguridad, certeza y condiciones más estables para los negocios;

*El creciente número de empresarios dominicanos que a menudo son educados en los Estados Unidos, quienes traerían consigo una nueva visión de prosperar en los mercados libres internacionales.


www.minegociodr.com