DR-CAFTA Tratado de Libre Comercio de las Américas

Temas relevantes acerca del tratado de libre comercio, República Dominicana, Centroamérica y Estados Unidos. Buscador de las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) de la República Dominicana www.minegociodr.com

Mi NegocioDR

 
Web Mi NegocioDR

lunes, julio 31, 2006

Afirman que el país ha cumplido con las exigencias del DR-CAFTA

Un subsecretario de Industria y Comercio aseguró que el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos y Centroamérica (DR-CAFTA) se comenzará a ejecutar a la mayor brevedad posible, "porque el país ha cumplido con todas las normativas y exigencias que demanda el acuerdo".

Pablo Tejeda King, insistió en que el DR-CAFTA es una realidad y que el país "tendrá una amplitud de oportunidades, como es el caso de El Salvador". Dijo que allí las importaciones crecieron de "una manera violenta y es evidente de que algo parecido ocurrirá en el país".

A su entender, según declaró en el programa "La Ventana de Jesús", que se difunde por CDN La Radio, el acuerdo "es una excelente oportunidad a pesar de que en alguna manera afectará empresas, sectores y personas". Sin embargo, precisó que "no tiene ninguna duda de que los beneficios serán superiores porque habrá un mayor flujo de inversiones".

Tejeda King señaló que en cuanto a los medicamentos y todo lo que el envuelve el DR-CAFTA, "es evidente que genera una serie de diferencias, porque obviamente la incorporación del país afectará intereses nacionales, pero lo que hay que ver es que la población en sentido general se favorecerá".

Agregó que "es lógico pensar que muchas de las importaciones crecerán también de manera extraordinaria, porque lamentablemente exportamos pocas cosas e importamos muchas, pero esa es una realidad".

Señaló que independiente de que el DR-CAFTA entre vigencia "se mantendrá la estructura productiva del país, aunque es evidente de que con el tiempo irá cambiando, porque obviamente las exportaciones siempre han estado por debajo de las importaciones".

Recordó que por disposición del titular de Industria y Comercio, Francisco Javier García, se mantiene la comisión negociadora del país en Washington, con la finalidad de agilizar los trámites que puedan faltar para lograr DR-CAFTA.

www.elcaribecdn.com

Leonel Fernández, el DR-CAFTA garantiza acceso al mercado global

El presidente Leonel Fernández defendió sus viajes al exterior por entender que atraen capitales y tecnología para el desarrollo de la educación y la producción del país y consideró que el DR-CAFTA representa para los dominicanos la garantía permanente de que tendrá acceso al mercado global.

Fernández dijo que el país se inserta en un contexto internacional lleno de complejidades e incertidumbres y que hay que encontrar claridad y un plan de acción que permitan superar esa situación y garantizar la prosperidad y el progreso del pueblo dominicano.

Expresó que el país puede continuar avanzando dentro de la industria manufacturera y captar capitales de inversión de las grandes empresas internacionales, con una producción que satisfaga el mercado norteamericano.

Citó la liberalización comercial con los acuerdos de libre comercio, empezando con el DR-CAFTA, como parte de un nuevo modelo económico para la República Dominicana.

A su juicio el país no puede vender la idea de que le interesa atraer inversión en base a mano de obra barata. Indicó que la nación debe ser capaz de producir y atraer capitales de las grandes empresas mundiales y de convertirse en trampolín para ingresar al mercado estadounidense.

Fernández propuso el desarrollo del capital humano y democratizar la sociedad de la información y la comunicación, para que la población tenga acceso a ella, previo a garantizar los conocimientos digitales en la educación primaria y universitaria.

El mandatario pronunció un discurso de clausura en el seminario-encuentro organizado por la Cámara Americana de Comercio, para el lanzamiento de la Comunidad de Chief Information (CIOS) de la República Dominicana, de la cual el mandatario fue designado miembro de honor.

En el seminario-encuentro participaron empresas dedicadas a la producción y desarrollo de la información y la comunicación, la Oficina Presidencial de Tecnologías de Información y Comunicación y la Dirección General de Impuestos Internos.

www.elcaribecdn.com

DR-CAFTA provoca revolución en el manejo de las aduanas

El DR-CAFTA está provocando una revolución en el manejo de las aduanas, proceso que involucra tanto al sector público como al sector privado, y que se extenderá hasta mucho tiempo después de la entrada en vigencia de este tratado de libre comercio.

Ya se han producido importantes, reconocidos por líderes del sector privado y por funcionarios del gobierno de los Estados Unidos, tanto en la agilización del proceso de desaduanización como en la transparencia en la aplicación del marco jurídico que norma a las aduanas. Pero todavía hay una largo el camino por recorrer.

El DR-CAFTA establece, en el artículo 5.2, ordinal 2, literal a), que la autoridad aduanera dominicana debe asegurar la adopción de procedimientos que permitan el despacho aduanero dentro de las 48 horas tras la llegada de las mercancías.

Igualmente, la Ley de Autonomía obliga a Aduanas al despacho en esos plazos, siempre que los usuarios cumplan con los requerimientos y formalidades en la presentación de la declaración.

Aduanas también está sentando las bases, a través de la capacitación del personal, para lograr una buena administración de las normas de origen, elemento que constituye un reto de tanta o mayor importancia que la propia agilización del proceso.

Se trata de dos objetivos de difícil consecución de manera simultánea, porque la agilización del proceso aduanal debe ser lograda sin menoscabo de los adecuados controles para evitar importaciones que no cumplan con las normas de origen. Mantener estos controles en un proceso aduanal ágil, demanda mucha eficiencia.

En el caso del DR-CAFTA la tarea es más difícil porque el certificado de origen de las importaciones es muy abierto y depende de lo que diga el importador, que es la tradición americana, donde pocos importadores se arriesgan a firmar una mala declaración porque si violan las normas establecidas son severamente sancionados, no importa de quien se trate.

Pero la cultura en la República Dominicana ha sido la de que se viola la ley y en el camino el violador busca un arreglo para evitar recibir las merecidas sanciones.

Sin embargo, esta no es la práctica en los Estados Unidos. El importador norteamericano está obligado a tener el debido conocimiento y seguridad cuando declara el origen de una mercancía, y si la información que ofrece el exportador dominicano es falso, metería en problemas a su cliente en los Estados Unidos, lo cual afectaría la imagen del país.

De igual manera, el importador dominicano debe ir adquiriendo todo el conocimiento de las normas de origen, para que pueda verificar que el producto que está adquiriendo cumpla las normas.

De ahí que en el cumplimiento de las normas de origen las aduanas pisarán el terreno movedizo de una cultura en que el engaño ha sido ejercido por muchos como una muestra de sagacidad que no ha representado un riesgo de penalidad o de pérdida de una carrera empresarial.

Una vez entre en vigencia el DR-CAFTA y se produzca la desgravación arancelaria de los artículos que entrarán en libre comercio, el buen manejo de las normas de origen se constituye en una herramienta fundamental para evitar los perjuicios que podrían provocar al fisco y la competencia desleal que pudieran resultar en contra de las empresas nacionales si se permitieran importaciones que no cumplan con las normas de origen acordadas.

La evasión de impuestos por declaración es total, ya que la mercancía está libre de aranceles, por lo que su impacto fiscal negativo es mayor que la mera subvaluación.

Si en la implementación del tratado de libre comercio con Centroamérica, hubo intentos de introducir en el país artículos que no cumplían con las normas de origen, en perjuicio del fisco y del sector industrial nacional, los riesgos de que situaciones de este tipo se presenten en la ejecución del DR-CAFTA pudieran ser mayores debido a que, como se indicó, los certificados de origen dependen de la confianza depositada en el importador, en una sociedad cuya cultura de cumplimiento de la ley dista mucho de la cultura americana.

En cuanto a la agilización del proceso aduanal, que aún no ha concluido pero que ha avanzado con éxito en la actual gestión del licenciado Miguel Cocco y su equipo, habrá que continuar haciendo esfuerzos.

La meta es lograr que, ya promulgada la ley de autonomía financiera y presupuestaria de la Dirección General de Aduanas, en el primer año se logre reducir el proceso para desaduanizar las mercancías a 48 horas y en dos años a 24 horas, lo cual colocaría al país en una posición competitiva muy buena.

Pero este proceso no sólo depende de la cooperación entre Aduanas y el sector privado, la cual ha venido siendo llevada muy bien. Otros actores también tendrán que cumplir su papel, incluida la Autoridad Portuaria, que no ha avanzado en la eficientización de sus procesos a la velocidad que lo ha hecho la Dirección General de Aduanas.

En la medida en que se abre el comercio, Aduanas va perdiendo va perdiendo el rol de recaudador y se concentra en el cumpla de normas técnicas.

En cambio, la Dirección General de Impuestos Internos adquiere un mayor rol como recaudadador, realidad sobre la cual los diferentes actores deben hacer conciencia.

De hecho, ya son notorios los avances logrados por la DGII, que ha comenzado a reducir la evasión, incorporando como contribuyentes a actores que se habían marginados del cumplimiento fiscal.

Los tratados de libre comercio

Previo al DR-CAFTA la República Dominicana había firmado tratados de libre comercio con los cinco países centroamericanos y también con los países que conforman el mercado común caribeño (Caricom) en el 1998. Ambos acuerdos fueron ratificados por el Congreso Nacional a finales del 2000 y entraron en vigencia unos meses después.

En el caso del tratado con el Mercado Común Centroamericano, luego de varios años de implementación, los resultados en términos comerciales han sido decepcionantes.

En términos del intercambio comercial, durante el 1998, fecha en que se firmó el tratado, la República Dominicana exportaba a Centroamérica US$20.2 millones, mientras que Centroamérica exportaba al país US$77.4 millones, lo cual representaba un déficit comercial de unos US$57 millones. Seis años después, en el 2004, la República Dominicana apenas exportó US$28.9 millones, mientras que los centroamericanos aumentaron sus exportaciones a US$134 millones. El resultado es un déficit comercial del país con Centroamérica de US$105 millones.

EL DR-CAFTA

La implementación del DR-CAFTA abriría libre de aranceles el mercado de los Estados Unidos a prácticamente el 100% de las exportaciones industriales dominicanas, en tanto que la República Dominicana se comprometió liberalizar el 65% del comercio durante el primer año. Un 25%, principalmente vehículos de motor, se liberalizaría gradualmente en cinco años. El restante 10%, constituido por bienes intermedios producidos en el país, se desgravaría de manera gradual en un plazo de 10 años.

Pero los retos para el sector industrial con la implementación del DR-CAFTA son significativamente mayores que con el tratado con el Mercado Común Centroamericano y con el Caricom.

Mientras la relación comercial del país con Centroamérica representa apenas el 2% de las importaciones totales, las importaciones dominicanas desde los Estados Unidos representan el 46%.

Además, el tratado con Centroamérica fue flexible con la política industrial y la política fiscal del país, pero el DR-CAFTA requerirá de cambios más profundos en el área institucional, la política energética y la política educativa del país.

Los beneficios del DR-CAFTA

El mayor impacto que tiene el DR-CAFTA, en términos del acceso al mercado de los Estados Unidos, es que da seguridad jurídica a las inversiones.

Este tratado consolida los beneficios que se habían concedido al país de manera unilateral a través de la Iniciativa para la Cuenca del Caribe del 1983 y de sus ampliaciones, incluido el CBTPA del año 2000.

Antes el acceso preferencial era una decisión congresional en los Estados Unidos. Incluso había cláusulas que establecían que los beneficios se podrían perder si el país no cumplía algunas condiciones, además de que esos beneficios tenían caducidad.

Con el DR-CAFTA el acceso libre de impuestos se perpetúa, lo que implica que las inversiones operarán en un entorno jurídico seguro y con una visión a más largo plazo.

Muchas empresas que se establecían en el sector textil eran muy conservadoras al momento de realizar las inversiones y alquilaban naves porque operaban con una visión de más corto plazo. Ahora podrán invertir a más largo plazo.

Las inversiones de las multinacionales Sara Leen y Gildan para producir tela en país, con inversiones que en conjunto ascienden a unos 250 millones de dólares, son las primeras señales que las inversiones en el sector industrial se harán pensando en el largo plazo.

Normas de origen

Se ha planteado la posibilidad de que al país fluyan inversiones chinas en la producción de tela para el mercado local y la exportación, aprovechando la flexilización obtenida con el DR-CAFTA en las normas de origen del sector textil.

Estas inversiones contribuyan a una integración vertical de la producción textil.

El DR-CAFTA también flexibiliza de manera significativa las normas de origen para sectores como calzados y joyería.

Previo a la entrada en vigencia impera el requerimiento de un porcentaje mínimo de valor agregado local para que las exportaciones al mercado de los Estados Unidos califiquen para entrar libre de aranceles.

Esto se modificó en el DR-CAFTA y se estableció la transformación simple o cambio de partida, lo cual significa que el exportador puede traer materia prima de cualquiera parte del mundo y con un simple ensamblaje se confiere origen a ese producto.

Además, en la parte textil el DR-CAFTA permitió la acumulación de origen con México y Canadá para el sector de la confecciones. Son países que no forman parte del DR-CAFTA.

Esto va a permitir a la industria textil dominicana utilizar tela elaborada en la región o en México y Canadá para la elaboración de las confecciones. Anteriormente tenía que ser tela americana. El resultado va a ser una mayor integración vertical en la industria.

Adicionalmente, se logró la única individualidad del tratado para el sector textil de la República Dominicana: la posibilidad de mantener la coproducción con Haití, país que no es parte del DR-CAFTA.

Limitantes de la competitividad

En un estudio ordenado por el Consejo Nacional de Competitividad, se dan a conocer los resultados de 30 entrevistas hechas a presidentes o gerentes de las principales empresas y asociaciones sectoriales, sobre los factores que limitan la competitividad del sector industrial. Las respuestas se clasificaron en cuatro factores principales:

Parte de los problemas señalados en el estudio ordenado por el Consejo Nacional de Competitividad han sido superados.

Se ha logrado avances en la superación de esos factores limitantes, especialmente en el aspecto impositivo con la eliminación de la comisión cambiaria y la factura consular, así como con las seguridades que se dan ahora, tras la promulgación de la Ley de Autonomía de Aduanas, de que se van a devolver los impuestos pagados por los exportadores en sus importaciones, aunque habrá que hacer otras reformas impositivas.

Igualmente, se ha conseguido reducir significativamente el tiempo para la desaduanización de las mercancías.

Y en el caso del problema que representa la limitación establecida en la Ley 8-90 de que las empresas que se acojan al régimen de zonas francas deben exportar el 80% de su producción, se ha convenido en que la convergencia entre el sector industrial local y las zonas francas no será el camino para la lograr la competitividad de las industrias que operan fuera del régimen de la señalada ley, sino que ambos sectores deben lograr esa competitividad a través de los instrumentos de que disponen, dado que son sectores con objetivos diferenciados.

Está pendiente la tarea de resolver los problemas energético, educativo e institucional.

Representantes de diferentes sectores del país coinciden en que los grandes esfuerzos del país deben estar orientados a superar estos problemas, para que la economía dominicana pueda alcanzar los niveles de competitividad que le permitan revertir los resultados decepcionantes obtenidos en los primeros años de aplicación de los tratados de libre comercio con Centroamérica y el Caricom.

www.hoy.com.do

domingo, julio 30, 2006

DR-CAFTA PODRIA EMPEZAR PRONTO

Las últimas diferencias en cuanto a interpretación e implementación del acuerdo están casi solucionadas por lo que estimamos que en un corto plazo entre en vigor el acuerdo.

Se están haciendo todas las gestiones necesarias para que sea una realidad inmediata, agregó el Secretario de Estado y director de CEI-RD durante una visita al local de RD Noticias en la “2da Feria Dominicana de Negocios, Turismo, Inversiones y Bienes Raíces en Florida”.

Como resultado de las gestiones de la comisión que viajó a Estados Unidos para esos fines y la determinación y los esfuerzos del presidente Dr. Leonel Fernández, estaremos participando activamente en el Tratado de libre comercio próximamente y lo mas importante y un mensaje claro que estamos enviando a los inversionista es la certidumbre, seguridad y el clima de estabilidad económica que se esta generando en el país. Republica Dominicana esta ofreciendo a los inversionistas extranjeros su infraestructura física y tecnológica además de las ventajas logísticas, muy pronto el país se convertirá en un centro de negocios e inversiones del area.

República Dominicana esta lista y reforzando su sistema de competitividad con diversos programas, el país ha sido líder en el aprovechamiento del tratado de la cuenca del caribe. Estamos muy avanzados en el área de textiles, comunicaciones, productos agrícola y tecnología industrial entre otros.

Una de nuestras estrategia y estamos trabajando en ese sentido es el procesamiento de los productos para convertirlos en artículos de mayor valor, también hemos avanzado en el campo de la capacitación de la fuerza laboral, agregó Martínez.

De igual forma señaló que una de las prioridades del Sr. presidente de la Republica Dr. Leonel Fernández, es vincular la diáspora de dominicanos en el exterior en el proceso de desarrollo del país.

Recientemente el Presidente Fernández visito la empresa Google y entre sus gestiones estuvieron buscar formulas de vinculación directa entre Rep. Dominicana y la diáspora, de igual forma el Sr. Presidente ha ido creando consejos consultivos en el exterior para trabajar y hacer esfuerzos conjuntos en diversas áreas.

La vinculación e integración será de ambos lados, los dominicanos que puedan aportar al desarrollo nacional podrán hacerlo desde el exterior y los jóvenes con conocimientos bilingües y profesionales podrán ocupar muchas posiciones en el país, eso debido a la enorme necesidad de empleos en muchas áreas como la de tecnología, por tal motivo se está organizando la primera feria de empleos tecnológicos la cual se celebrará a las principales ciudades donde hay mas concentraciones de dominicanos en el exterior.

Martínez, director del Centro de Exportaciones e Inversión de República Dominicana aprovechó la ocasión para felicitar a RD Noticias por su labor en el campo informativo y enviar un caluroso saludo a la comunidad dominicana residente en el exterior, a la que definió como muy laboriosa e importante.

www.rdnoticias.com

Destaca avances el DR-Cafta

El presidente de la Cámara Americana de Comercio, Kevin Manning, informó que está satisfecho con los reportes preliminares sobre las discusiones que durante el transcurso de la semana pasada y principios de ésta se llevaron a cabo en Washington, D.C., para continuar los esfuerzos y lograr la pronta implementación del DR-Cafta.

“Entendemos que se ha progresado significativamente en los asuntos de mayor relevancia, por lo que nos mantenemos esperanzados de que pronto tendremos en vigencia el DR-Cafta”, afirmó Manning, al pronunciar el discurso de apertura del almuerzo mensual.

Añadió que la Cámara ha sostenido que uno de los principales beneficios de los acuerdos de libre comercio, es su impacto sobre el respeto al estado de derecho y el fortalecimiento de las instituciones públicas y privadas.

www.laplana.com.do

El Dr-Cafta abre una nueva época en las relaciones comerciales de Centroamérica con Estados Unidos.

La ratificación por parte del congreso estadounidense del Tratado de libre comercio DR - Cafta ha sido bien recibida por las sectores empresariales centroamericanos, pero aún despierta mucho recelos en organizaciones sociales por las consecuencias que podría tener en las pequeñas economías de sus paises, especialemente en el ámbito de la agricultura.El escaso peso de estas economías en relación con los Estados Unidos pone de manifiesto el cariz de control geopolítico que la Admnistración Bush le ha dado al tratado. Los cuestionamientos son tantos que aún hay dudas sobre su ratificación en algunos parlamentos centroamericanos.
El martes, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, firmó la ratificación del DR-Cafta, que consideró un logro político propio, tras el voto favorable de la Cámara de Representantes el jueves 28 de julio, con 217 legisladores a favor y 215 en contra.

El interés de Bush va más allá de lo comercial, se trata de una ”obligación moral y un interés de seguridad nacional en ayudar a que prosperen las democracias en nuestra región”, dijo.

El presidente apeló a ese argumento político para convencer a algunos senadores republicanos que se oponían el acuerdo.

Pero en los otros países tratantes la situación es menos clara. Aunque los sectores empresariales centroamericanos han celebrado con júbilo el acuerdo, por considerar que les abrirá un gran mercado, las organizaciones sociales no dejan de ver sus amenazas.

El DR-Cafta aún debe ser ratificado por los parlamentos de Nicaragua, Costa Rica y República Dominicana, que luego deberán presentar el informe de dicha ratificación a la Organización de Estados Americanos (OEA), organismo garante del acuerdo. Noventa días después, el tratado entraría en vigencia para estos países

El Salvador, Honduras y Guatemala ya completaron el proceso de ratificación.

Estados Unidos recibe 80 por ciento de las exportaciones de la región, de las cuales 80 por ciento están libre de aranceles a la importación en virtud de la Iniciativa para la Cuenca del Caribe, adoptada por Washington en 1984 y cuyo plazo vence dentro de dos años.

Pero actores influyentes como la Iglesia Católica advierten sobre los impactos que podría tener el tratado de esta región pobre con la mayor potencia económica del mundo.

El cardenal hondureño Oscar Andrés Rodríguez estima necesario llevar adelante medidas compensatorias para evitar efectos negativos.

El arzobispo costarricense Hugo Barrantes señaló en su homilía del martes 2 de agosto, día de la festividad religiosa nacional, la necesidad de avanzar hacia una sociedad sin excluidos.

Omar Salazar, director de la no gubernamental y regional Asociación de Servicios para la Promoción Laboral, que trabaja por los derechos en el trabajo, dijo a IPS que se debe garantizar que no habrá deterioro de las normas laborales y de la protección de los trabajadores.

Aunque América Central tiene legislación laboral, lo más frecuente es que no se respete, dijo Salazar. Ahora se trata de no sacrificarla en nombre de impulsar las exportaciones, sostuvo.

Respecto de eventuales conflictos entre las leyes nacionales y las disposiciones del DR-Cafta, Salazar señaló el ejemplo de la Constitución de Costa Rica, que establece el monopolio estatal de los seguros, mientras el tratado contempla la apertura de dicho sector.

En virtud del DR-Cafta, que establece el respeto a las patentes farmacéuticas, podrían encarecerse medicinas esenciales requeridas para tratar enfermedades como el sida, la tuberculosis y el paludismo, dijo la organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras, con sede en Francia.

De hecho, una disposición de la Organización Mundial del Comercio establece la primacía de la salud pública a los intereses comerciales en casos de emergencia sanitaria, autorizando a los países a adoptar licencias compulsivas de los derechos de patente para fabricar o adquirir medicinas genéricas, mucho menos costosas que las originales patentadas.

Los tres países que aún no han ratificado el DR-Cafta experimentan confrontaciones políticas similares.

En la caribeña República Dominicana la discusión se centra en la aprobación de una reforma fiscal que logre paliar los efectos de la desgravación arancelaria del tratado, y un plan de acción de competitividad que garantice una política de seguridad social para el país.

El opositor Partido Revolucionario Dominicano (PRD) cuenta con 27 de los 31 representantes del Senado, y su presidente, Ramón Alburquerque, aseguró que sin esos dos planes paralelos no votarían el tratado.

El martes se reunieron el mandatario Leonel Fernández y su antecesor, Hipólito Mejía, para impulsar la aprobación en el menor plazo posible, pero el plan de competitividad que exige la oposición ni siquiera ha sido elaborado.

En Nicaragua, el ex presidente Daniel Ortega (1985-1990), líder del opositor Frente Sandinista de Liberación Nacional, sostiene que el acuerdo es lesivo para los intereses de la mayoría, y que su aprobación debería someterse a un plebiscito popular.

El parlamento nicaragüense entrará en receso el 15 de agosto, y parece difícil que el asunto sea discutido en el plenario antes de esa fecha.

Los diputados del gobernante Partido Liberal Constitucionalista (PLC) sostienen que se debe discutir cuanto antes y aseguran su aprobación, pues se requieren 47 votos. El PLC tiene 41 y los sectores Azul y Blanco (oficialista) y Camino Cristiano suman 10 escaños.

Pese a que el miércoles la Junta Directiva del parlamento recibió los informes en mayoría y minoría de la comisión que estudió el texto, su presidente, el sandinista René Núñez, podría retrasar la presentación ante el plenario, ante o cual los liberales amenazan con pedir su destitución.

Núñez alegó que el tratado debía estudiarse con calma.

El presidente Costa Rica, Abel Pacheco, tampoco tiene apuro. El lunes dijo que no había prisa por enviar el acuerdo a la Asamblea Legislativa. Dos semanas atrás, el mandatario nombró a una junta de notables que deberán rendir en dos meses un informe sobre la conveniencia del tratado para este país.

El secretario general de la Asociación Nacional de Empleado Públicos y del Comité Cívico Nacional, Albino Vargas, dijo a IPS que los sectores sociales no permitirían la ratificación del acuerdo.

”Ahora estamos abocados a un proceso de explicación y sensibilización sobre el tratado. Aunque estamos preparados para dar una lucha en las calles si el tratado es enviado a la Asamblea Legislativa, esperamos que no sea así”, sostuvo.

Para Vargas, el DR-Cafta atenta contra la institucionalidad democrática, pues contempla la apertura de sectores como telecomunicaciones y seguros, ambos monopolios estatales en Costa Rica.

Lo que este país perdería es mucho al ceder las empresas públicas nacionales que dieron acceso universal a servicios públicos de calidad, afirmó.

El mismo presidente Bush reconoce que el tratado es un asunto de geopolítica más que de intercambio comercial, dijo Vargas.

Algunos analistas señalan que el mercado de 38 millones de habitantes de América Central (la mitad de ellos pobre), que recibe apenas 1,9 por ciento de las exportaciones estadounidenses, cobra importancia para Washington por razones de estrategia geopolítica.

En ese sentido, recuerdan que el 29 de junio se acordó establecer en El Salvador el centro de operaciones de un sistema regional de información para combatir el narcotráfico y el terrorismo en la región, una estrategia impulsada por Washington.

Una semana antes, el presidente salvadoreño Antonio Saca dio a conocer la instalación en su país de una oficina de la estadounidense Academia Internacional para el Cumplimiento de la Ley.

El DR-Cafta entrará en vigor el 1 de enero de 2006 para los países que ya lo han ratificado. Los demás tienen un plazo de dos años para adherirse al acuerdo.

RD-CAFTA: Un Futuro Prometedor

Cuando estuve en este podio la última vez en febrero de 2004, el país estaba a tres meses de elecciones presidenciales, a dos semanas de concluir las negociaciones y firma del tratado de libre comercio el RD-CAFTA, por sus siglas en inglés - habían pasado dos semanas desde que se celebrara el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. El dólar se cambiaba a 49 pesos y el país se dirigía hacia un prolongado período de crisis en el sector energético. Era un tiempo de aprensión, incertidumbre y ansiedad. Aplicaba la cita de un gran escritor “Este no era el mejor de los tiempos, pero era el único que teníamos”.

Han cambiado muchas cosas desde entonces – la elección de un nuevo presidente a través de unas elecciones libres y transparentes. Se volvió a negociar un nuevo acuerdo stand-by con el Fondo Monetario Internacional. La situación del sector energético ha mejorado y los participantes de este importante sector están trabajando en un plan de estabilización, que cuenta con la asistencia del Banco Mundial a través de un préstamo de $150 millones de dólares. El peso ha experimentado una fuerte apreciación y aunque se debate los efectos de la tasa de cambio, en los diferentes sectores de la economía, todos podemos estar en que la estabilización de la prima ha restablecido la confianza y la esperanza de los dominicanos en un mejor futuro, ya que vemos como se están revertiendo las tendencias negativas de la economía.

De hecho, el Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, John Snow, elogió al Presidente Fernández en un almuerzo privado celebrado recientemente en Washington cuando mencionó que la República Dominicana estaba “over-performing” (dando mucho más de lo que se exigía) en sus compromisos con el Fondo Monetario Internacional. Esto de un país que el Fondo consideraba el año pasado era su peor crisis en el hemisferio. Asimismo, Moodys mejoró la clasificación de la deuda soberana de la República Dominicana.

Estoy convencido de que la República Dominicana se encuentra en un momento decisivo de su historia. He observado y he ayudado a que este país salga de la crisis de la cual todos hemos sido testigos, y ahora surge el potencial para una transformación rápida y fundamental. Permítanme ser optimista. Veo un futuro extremadamente prometedor para el pueblo dominicano – siempre y cuando los líderes de las tres ramas del Gobierno se aferren al principio de que su deber es asegurar el bienestar de la sociedad dominicana en su totalidad. O sea, de que tienen que decidir si van a promover los intereses estratégicos de la República Dominicana o los intereses de ciertos sectores especiales. El mundo está pendiente.

Como dijo el Presidente George W. Bush el 12 de Mayo junto a los cinco presidentes de Centroamérica y el Presidente Leonel Fernández en la Casa Blanca, y cito: “Nuestros intereses mutuos son la prosperidad para nuestra gente y la paz en la región. Hoy, una parte del mundo que una vez se caracterizaba por la opresión y las dictaduras militares ve su futuro en elecciones libres y comercio libre. El tratado de libre comercio será una de esas grandes fuerzas, ya que entrará en vigencia en una fecha escogida por los Estados Unidos y los otros países que lo han ratificado. Tendré mucho que decir sobre CAFTA más adelante. Pero, primero, permítanme mencionar algunos de los otros elementos que formarán parte de esa inminente transformación:

Las oportunidades tecnológicas que brinda la globalización, incluyendo cambios fundamentales en las telecomunicaciones, el transporte y la transferencia de tecnologías;

El continuo desarrollo de los servicios en República Dominicana, especialmente el sector turismo;

El fortalecimiento financiero y fiscal que surgirá de las medidas acordadas con el Fondo Monetario Internacional;

El flujo continuo de remesas de los dominicanos residentes en el extranjero, principalmente en los Estados Unidos, y que supera los dos mil millones de dólares al año, cifra equivalente a aproximadamente un 12% del Producto Interno Bruto (PIB);

El potencial aumento de la inversión extranjera en el país, ya que el país ofrecería mayor seguridad, certeza y condiciones más estables para los negocios; y

El creciente número de empresarios dominicanos que a menudo son educados en los Estados Unidos, quienes traerían consigo una nueva visión de prosperar en los mercados libres internacionales.

Mientras me preparaba para hablar con ustedes hoy, pensé en hacer una lista de “las diez cosas positivas del tratado de libre comercio”. De hecho, encontré más de diez, y divido estos beneficios en tres categorías:

La primera:

Beneficios fundamentales e inmediatos derivados de los cambios producidos por el RD-CAFTA;

La Segunda:

Beneficios para la comunidad empresarial en general; y

La Tercera:

Transformaciones fundamentales – los cambios y retos que el país tendrá que enfrentar de manera acelerada debido al RD-CAFTA.

Vamos a hablar sobre la primera categoría. Los beneficios fundamentales del tratado de libre comercio son aquellos que los economistas podrían llamar “efectos de primer orden” – los efectos inmediatos y los muy predecibles resultados de una re-estructuración económica como la que contempla este tratado.

(1) El primero de estos beneficios es la garantía de acceso permanente al mayor y más libre mercado del mundo. Tanto República Dominicana como otros países del Caribe se han beneficiado muchísimo, desde los años ochenta de las concesiones sobre tarifas aduanales por tiempo limitado que fueron aprobadas por el Congreso de los Estados Unidos con la intención de incentivar el crecimiento económico del Caribe y de sus exportaciones. Mientras que el 90% de las exportaciones dominicanas son introducidas en los Estados Unidos libre de impuestos debido a la legislación especial de comercio para la Cuenca del Caribe y que vence en el año 2008, bajo el tratado RD-CAFTA esa cifra será de un 99.6 % por tiempo permanente. De esta manera, los exportadores podrán invertir en el país sabiendo que las reglas del juego no van a cambiar.

(2) Otro “efecto de primer orden” será la eliminación de las tarifas sobre casi todos los productos manufacturados en los Estados Unidos, los cuales constituyen aproximadamente el 80% de las importaciones dominicanas provenientes de mi país. Esto reducirá de un 20 a un 30% de los costos de mercancías entregadas (CIF) de una gran cantidad de artículos que los dominicanos consumen diariamente. Habrá menores costos de importación para artículos como “repuestos de vehículos, herramientas de trabajos, mariscos, pescados, electrodomésticos, útiles escolares, pañales, computadoras, útiles tecnológicos y utensilios plásticos.”

La expectativa del pueblo dominicano, con razón, es que los ahorros en los costos se reflejen directamente en los precios de los artículos de consumo. Esto contrastaría con el dilema que han enfrentado algunas empresas durante el último año, cuando el peso aumentaba su valor dramáticamente. A pesar de la apreciación de la moneda, la mayoría de las compañías dominicanas han reducido los precios de los artículos con cierta lentitud, con aprehensión por futuras fluctuaciones en el mercado cambiario. En contraste con esa situación, y según cita el informe de la semana pasada del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), esta reducción de costo de “primer orden” es permanente y está separada de las incertidumbres del mercado cambiario. La reducción en los precios significa mayores ahorros y un mejor nivel de vida para los consumidores dominicanos.

(3) Un tercer beneficio sería las reglas y compromisos claros definidos en el RD-CAFTA. Con este nuevo esquema de transparencia se producirán mejores condiciones comerciales para las empresas en el país y la certeza de acceso a un mercado de casi trescientos (300) millones de consumidores, con un gran poder adquisitivo como es el de los Estados Unidos. De hecho los 40 millones de hispanos - quienes constituyen el grupo minoritario más grande de los Estados Unidos - son los hispanos de mayor poder adquisitivo del hemisferio. De acuerdo a la última edición de Newsweek que tiene en la portada al nuevo Alcalde de la ciudad de Los Angeles, con el título de Latino Power, el mercado hispano en Estados Unidos sobrepasa los US$630 mil millones, en una economía de casi US$12 billones. Estos dos aspectos, conjuntamente con la proximidad geográfica y los excelentes medios de transporte que nos unen, atraerán mucho más a los inversionistas extranjeros. De hecho, el país en su totalidad, se convertirá en una “zona franca” en lo relativo a la importación de insumos libres de impuestos, la creación del valor agregado dominicano, y la exportación de productos terminados, lo cual generará el empleo y las oportunidades que el país necesita. Esto es especialmente importante para la supervivencia de la industria textil, en vista de la competencia asiática. (Caucedo)

(4) Tan pronto como los Estados Unidos y la República Dominicana voten a favor del RD-CAFTA y se haya puesto en práctica sus obligaciones - esto puede ser dentro de un plazo de semanas o meses, los industriales dominicanos verán la necesidad de invertir e innovar, y actuarán rápidamente para ser más eficientes. De este modo los costos de producción serán más bajos. Al principio, esto será un reto, pero, a la larga, los beneficios se reflejarán en la economía y afectarán tanto los insumos industriales como los productos terminados y listos para llegar a manos del consumidor. En gran medida, se producirá un cambio en los recursos de “primer orden”. Los ahorros serán transferidos a los consumidores, aumentando su poder adquisitivo y elevando los niveles de demanda general en la economía. En teoría los productores dominicanos, ahora más eficientes, estarán mejor preparados para competir en el mercado global.

(5) Permítanme mencionarles, como el quinto y último punto dentro de la categoría de beneficioso, los esfuerzos que está realizando los Estados Unidos para invertir en programas de aumentar la capacidad comercial de las industrias dominicanas, con la expectativa de que los efectos se multiplicarán una vez que el TLC entre en vigor. Les pongo el ejemplo de los programas de asistencia técnica del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, diseñados para garantizar las condiciones sanitarias en la creciente exportación de mangos hacia los Estados Unidos. De forma similar, nuestras autoridades agrícolas han estado trabajando estrechamente con las autoridades sanitarias dominicanas para mejorar la calidad de los servicios de inspección sanitaria, así como otras medidas que permitan la exportación de la carne dominicana a los Estados Unidos. La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) ha ayudado a crear nuevos sectores para la exportación agrícola, incluyendo la producción de vegetales chinos en la zona de La Vega, y está ayudando a organizar redes regionales para estimular el turismo y otras producciones agrícolas.

Como comentario aparte – verdaderamente aprecio el sabor, la textura y el gusto de los aguacates dominicanos; y, contrario a los comentarios de algunos de los productores de dicha fruta, los Estados Unidos no ha cambiado sus requerimientos mercadológicos para los aguacates. Nuestros inspectores, como se anunció el año pasado, han estado aplicando escrupulosamente los mismos estándares a los aguacates estadounidenses y los aguacates dominicanos – estándares que están diseñados para garantizar que el consumidor de mi país los reciba en su punto de madurez.

La segunda categoría de beneficios tiene que ver con la mejoría en los procesos operativos de las instituciones dominicanas – cambios que mejorarán el ambiente empresarial, pero que también pueden producir beneficios adicionales a la sociedad.

(6) El sexto beneficio es que el RD-CAFTA contiene medidas para mejorar la transparencia y prevenir la corrupción. Incluye compromisos específicos para proveer a las empresas y a los ciudadanos con un mayor acceso al proceso de toma de decisiones por parte del poder ejecutivo. EL RD-CAFTA incluye el compromiso del Poder Ejecutivo de elaborar reglas comerciales a través de procesos públicos en los cuales se solicita con anticipación los comentarios escritos sobre las propuestas. Esto formaliza el proceso de consulta pública.

(7) Como séptimo beneficio, el RD-CAFTA incluye el requisito explícito de que el gobierno realice licitaciones públicas para la compra de productos y servicios y para proyectos de construcción con valores superiores a montos definidos. Estas licitaciones estarán abiertas a la competencia internacional – en un proceso transparente que asegurará los efectos positivos de la competencia honesta, que entre otras cosas atrae a las firmas con las mejores credenciales y experiencia, y que tienen que someter propuestas competitivas que desalientan las comisiones exorbitantes que al final siempre acaba pagando el pueblo por el encarecimiento de las obras cuando no hay competencia. Por ejemplo, una licitación pública abierta e internacional sería el mejor enfoque para el Metro, o para cualquier otro proyecto costoso de transporte público.

(8) Estas mejoras, y el requisito de establecer en el comercio internacional que el soborno es una ofensa penal reforzarán el Estado de Derecho que los dominicanos han estado construyendo y reclamando desde mucho antes de mi llegada. Ese es el octavo beneficio. El Presidente Fernández ha insistido en medidas para investigar, perseguir y disuadir la corrupción desde los primeros momentos de su llegada al poder. Mejorar las leyes y la justicia son elementos críticos para un futuro próspero del país. La reputación de su país en cuanto a la aplicación de la ley, especialmente en la ejecución de contratos, obligaciones internacionales, y las leyes sobre banca, finanzas y propiedad intelectual tendrán un efecto directo sobre el nivel de la inversión y, por lo tanto, sobre el nivel del crecimiento sostenible. Como dije en mi última presentación formal ante ustedes, “el desempeño del Poder Ejecutivo y de las instituciones judiciales está siendo estrechamente observado por todo el mundo, para ver si podrán afrontar el reto. Y el pueblo dominicano, también está observando.”

Deseo que la justicia dominicana, aunque sea lenta, salga fortalecida en cada uno de los grandes casos que en la actualidad se encuentran en los tribunales dominicanos para que le den confianza al pueblo dominicano. Ese resultado solamente, sería más que suficiente para validar la expectativa de un futuro promisorio.

La última categoría de beneficios del tratado de libre comercio incluye aquellos a los que yo llamo los “beneficios de transformación” – cambios y retos que el país tendrá que enfrentar de manera acelerada debido al tratado.

(9) Nadie debe creer que el RD-CAFTA es la “varita mágica” que resolverá todos los problemas de la República Dominicana. El acuerdo si es una herramienta poderosa, y un medio para desencadenar un nuevo crecimiento vía el comercio y la inversión. Esto es, en esencia, la conclusión de un estudio reciente del Banco Mundial y es el noveno beneficio de mi lista.

Este estudio concluye: Que predecir los efectos del tratado de libre comercio es “más un arte que una ciencia”.

Para mí fue muy revelador estudiar las reacciones de los editores de los periódicos dominicanos sobre este análisis del Banco Mundial, tan positivo y realista. Por ejemplo, escuchen algunos de los titulares que se publicaron sobre este tema en varios matutinos dominicanos:

Uno de los principales periódicos que se publica en forma de tabloide desde el año pasado publicó esta noticia en la página 7, bajo el titular “La Pobreza Será el Desafío, aún con el CAFTA.”

Otro utilizó un gran titular: “Banco Mundial apoya TLC.”

Y un tercer periódico, perteneciente a un grupo industrial dominicano, dirigido por un buen amigo mío, en su estilo característico utilizó un gran titular en la primera página: “Banco Mundial Expresa Dudas sobre RD-CAFTA.”

La historia principal del RD-CAFTA sirve como una prueba de Rotschach – el examen psicológico en el cual un individuo estudia un diseño complejo y enigmático, y luego narra una historia sobre si mismo. Generalmente, esa historia revela más cosas sobre el individuo, sus motivaciones y punto de vista, que sobre el objeto bajo estudio.

Conforme a los resultados de una encuesta realizada en abril del presente año, los dominicanos que apoyan el RD-CAFTA sobrepasan el número de los que se oponen, en una proporción de dos a uno. Su opinión es que la razón fundamental de dicho tratado es “ayudar al crecimiento económico de ambos países”; consideran también que su intención es “promover mercados abiertos y el libre comercio en el mundo”.

(10) El décimo es otro “beneficio de transformación”, un punto extremadamente importante dentro de este acuerdo: combinado con el programa acordado con el Fondo Monetario Internacional, ofrece un poderoso incentivo para reformar el sistema fiscal. El sector privado dominicano lleva mucho tiempo insistiendo en la necesidad de una reforma fundamental, lo cual siempre es una actividad sumamente difícil de llevar a cabo. Por ejemplo, durante la transición presidencial del año 2004, el Presidente Mejía y su administración trabajaron con el equipo económico del nuevo gobierno, tratando de encauzar las finanzas nacionales nuevamente hacia el equilibrio. El paquete impositivo que salió del Congreso el pasado septiembre produjo muchos menos resultados que los propuestos inicialmente, y estaba básicamente orientado hacia los impuestos al consumo. Bajo ninguna manera fue una “reforma” del sistema fiscal; y sectores influyentes abogaron por y obtuvieron un impuesto proteccionista en contravención a las obligaciones establecidas por la Organización Mundial del Comercio, y el acuerdo recién firmado con los socios de CAFTA, una medida que estuvo a punto de anular la participación del país en el tratado de libre comercio.

Este es el momento de intentarlo de nuevo – y reconozco que la labor no será fácil.

El Órgano de Solución de Diferencias de la OMC concluyó que la “comisión cambiaria” del trece por ciento cobrada por Aduanas es inconsistente con los compromisos de la República Dominicana con la OMC. Por lo tanto, el país tendrá que modificar esta medida de manera conforme con las disposiciones de la OMC.

La deducción lógica es que el deseo de la Asociación de Industrias, de que dicha comisión sea abolida, debiera ser complacido inmediatamente mediante un acto de la Junta Monetaria.

En la actualidad, más del 31% de los ingresos del gobierno proviene de impuestos al comercio, que después del ITBIS son la segunda mayor fuente de ingresos. La modificación de la “comisión cambiaria” y la eliminación de las tarifas sobre la mayoría de los productos estadounidenses requerirá una reestructuración importante del presupuesto del gobierno – y probablemente, cambios fundamentales en sus fuentes de ingreso.

Las decisiones sobre la composición de los impuestos son responsabilidad soberana de la República Dominicana – es decir, deben ser determinadas por un consenso negociado entre todos los participantes, y a la vez, la reforma fiscal debe ser consistente con los compromisos de la República Dominicana con la OMC y con RD-CAFTA. Esto tomará tiempo.

En mi humilde opinión sería un terrible error dilatar la ratificación del acuerdo de libre comercio hasta que se haya completado la reforma fiscal. La República Dominicana perdería la competencia regional ante aquellos miembros del CAFTA que ya han ratificado el tratado.

Animo a los líderes dominicanos a que avancen rápidamente, ahora, en la ratificación del RD-CAFTA, puesto que el hecho de que ustedes se unan al endoso de El Salvador, Honduras y Guatemala junto a la exitosa visita del Presidente de la República en Washington hace dos semanas, acelerará el proceso de aprobación en el Congreso de los Estados Unidos.

(11) El onceavo beneficio de mi lista es el hecho de que la realidad del RD-CAFTA atraerá la atención a un tema de fundamental importancia: cómo mejor determinar y otorgar los beneficios de transformación del RD-CAFTA al sector agrícola. Esta es un área en la cual es absolutamente esencial formular una visión nacional, basada en datos concretos en vez de en los sueños febriles que han sido parte de alguna de la propaganda y retórica contra el tratado de libre comercio en los últimos diez meses. El país tiene tiempo suficiente para hacer esto, puesto que los negociadores acordaron calendarios generosos para la implementación gradual de acceso al mercado de los productos más sensitivos, con períodos de 15 y hasta 20 años.

Les recuerdo, sin embargo, que dicho calendario empieza a correr el día que el CAFTA entre en vigencia, sea o no la República Dominicana parte del acuerdo en ese momento. No pueden ustedes darse el lujo de esperar.

Es una característica del proceso de desarrollo económico que conforme un país se hace más rico la industria y los servicios se expanden, mientras que la parte agrícola de la producción nacional se reduce. En este aspecto, permítanme ofrecerles algunas cifras: alrededor de un setenta por ciento de la población dominicana vive en zonas urbanas. En la actualidad, la agricultura emplea a un diecisiete por ciento de la mano de obra dominicana y genera menos de un once por ciento del producto interno bruto. Un treinta por ciento de la población dominicana, incluyendo tanto la urbana como la rural, es pobre. Comparen esas cifras con la situación en Guatemala, por ejemplo, el único de los países centroamericanos con una economía de tamaño comparable. Allí, el cincuenta por ciento de la mano de obra trabaja en la agricultura, produciendo un veintidós por ciento del PIB – en un país en el que tres cuartas partes de su población vive en la pobreza.

El reto de la transformación es el de encontrar formas de proveer asistencia, educación, herramientas e infraestructura a todas esas familias rurales a mediano y largo plazo, para permitirles a un gran número de ellos sustituir una ineficiente producción de productos agrícolas básicos con altos costos de producción, a la producción de productos y servicios con mayor valor agregado, permaneciendo en la medida de lo posible en sus propias regiones. Dada la proporción relativa de habitantes urbanos y rurales del país, y del relativamente alto ingreso per cápita de la República Dominicana, es totalmente factible llevar a cabo esta conversión gradual.

(12) Esto me lleva al doceavo punto, que tiene aún mayor “beneficio de transformación” – una vez más haciéndome eco de los comentarios de los analistas del Banco Mundial y observando las muchas y buenas recomendaciones del Informe sobre el Desarrollo Humano para el 2005 del PNUD. La aprobación inminente del RD-CAFTA subraya el hecho de que es fundamental invertir en bienes sociales – la educación, la salud y las infraestructuras – para permitirles a los dominicanos prepararse mejor para participar en la vida económica y social de la nación. En la plataforma de su partido y muchas de sus reflexivas presentaciones desde que asumió el poder, el Presidente Leonel Fernández ha articulado elocuentemente la importancia de la inversión social para lograr la posible participación de los ciudadanos en una economía abierta al mercado en un mundo globalizado. A través de las ayudas para el desarrollo administradas por el AID, mi gobierno está invirtiendo aproximadamente veinticuatro millones de dólares al año orientados, directa o indirectamente, a preparar a los dominicanos para hacer exactamente eso.

(13) Y finalmente, conjuntamente con los doce beneficios anteriores, ultimo es el más amplio de los “beneficios de transformación”. Se trata de la ratificación del RD-CAFTA como manifestación del compromiso de la República Dominicana con el hemisferio y con el mundo, colocando firmemente a la nación como defensora del libre comercio, la competitividad económica y la cooperación pacífica multinacional. EL RD-CAFTA amplió significativamente los compromisos recíprocos ya existentes en los tratados de libre comercio de la República Dominicana con los estados centroamericanos. Espero que una vez el RD-CAFTA entre en vigor en julio de este año, este hecho contribuya a mantener el avance hacia una Zona de Libre Comercio en las Américas. El Presidente Fernández y su gobierno han aceptado los compromisos asumidos frente a la Organización Mundial del Comercio y los órganos que la componen. Los Estados Unidos espera el apoyo en la OMC de la República Dominicana y de otros socios comerciales cercanos, conforme seguimos persiguiendo nuestras muchas propuestas en dicha organización, incluyendo la iniciativa de reducir el número de subsidios a la producción agrícola a nivel mundial.

Si CAFTA no es ratificada, los pobres de la región no van a poder mejorar su condición y por el contrario su posibilidad de progresar van a ser minimizadas grandemente. Citó al Embajador Robert Zoellick que negoció el acuerdo. “Si CAFTA es derrotada no va a ser reemplazada por un mítico acuerdo perfecto, que incorporaría todos los deseos de sus oponentes en vez, Centro América y la República Dominicana estarán en una permanente desventaja. Si CAFTA se cae, los derechos laborales en Centroamérica y República Dominicana no van a ser fortalecidos, en vez la competencia para los empleos va a ser más desesperante y va a empeorar la condición de los sindicatos y los trabajadores”.

Es un gran privilegio, y uno de los mayores satisfacciones de mi función como representante del Presidente Bush ante el Gobierno dominicano, y ante el pueblo dominicano, trabajar con la Cámara Americana de Comercio. Como líderes empresariales ustedes son los miembros más reflexivos, exitosos y conscientes, y con mayor influencia en esta sociedad; y además tienen la ventaja, debido a su relación con los Estados Unidos y con la República Dominicana, de servir tanto como puente y como intérpretes para ambas sociedades.

La Cámara Americana de Comercio demostró su liderazgo y su compromiso con estos principios compartidos cuando se creó, después de mucha discusión y análisis la Coalición a favor del RD-CAFTA, y la incluyó en su vigorosa agenda por todo el país para explicar las realidades del tratado y para contrarrestar los alegatos sin fundamento en contra del RD-CAFTA. Ha solicitado un examen objetivo de los hechos y un diálogo razonable en busca de un consenso – tanto sobre lo que es mejor para la sociedad dominicana, como sobre la forma de hacerlo realidad.

Estoy convencido de que con la ayuda de la Cámara Americana de Comercio y sus miembros, nuestros respectivos países serán aliados más unidos y se apoyarán mutuamente en los momentos de cambio y ante los retos que se presenten en el camino, algunos de los cuales he descrito para ustedes en el día de hoy. Nuevamente, gracias en nombre de mi Presidente y de mi gobierno y, gracias, a nivel más personal, de mi parte y de la de mi familia.

santodomingo.usembassy.gov

DR-CAFTA: MÁS QUE UNA EXPERIENCIA COMERCIAL

Según la opinión del respetado columnista Carlos A. Montaner, dos mil quinientos años de historia económica documentada demuestran que el libre comercio es una de las vías más rápidas para combatir la pobreza y enriquecer a los pueblos.

En efecto, nunca antes un Tratado de Libre Comercio en la experiencia latinoamericana ha sido de gran importancia como aquel firmado por Estados Unidos con Centroamérica y República Dominicana (DR-CAFTA, por sus siglas en inglés). Por sus rasgos, este tratado al mismo tiempo que es inédito es también oportuno y de largo alcance.

Inédito, en principio, porque es la primera vez que un alto funcionario de la Comisión Europea -Peter Mandelson, Comisario para Asuntos Comerciales- brinda su respaldo a un tratado de esta contextura, dando además, plena validez a la asociación comercial latinoamericana-estadounidense; y en segundo lugar, porque asimismo es la primera ocasión en que un acuerdo de libre comercio incluye un Comité para el Desarrollo Comercial, con la idea de equilibrar la fórmula reducción de la pobreza/libre comercio.

Oportuno, porque el DR-CAFTA propiciará un intercambio comercial anual de 32.000 millones de dólares, y porque los países centroamericanos obtuvieron el compromiso de donaciones por 180 millones de dólares para ayudarlos a mejorar sus reglamentaciones laborales y ambientales. Todo ello, independientemente de que estos países ingresan a la economía más fuerte del mundo en condiciones de certeza, predictibilidad y seguridad jurídica, en un ambiente en el que se han creado mecanismos para evitar la aplicación de medidas unilaterales que afecten a los flujos comerciales y en el que se ha incrementado la promoción de la competencia a través de la implementación de proyectos específicos en temas prioritarios para cada uno de los países miembros, entre otras cuestiones.

Finalmente, es de largo alcance, primero, porque en el sector textil se acordó una cláusula sin precedentes que otorgará beneficios de exención arancelaria a algunas confecciones producidas en América Central cuyo contenido incluya determinadas telas de los socios del Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte; y en segundo lugar, por los significativos avances que se observan en la protección y promoción de los Derechos Laborales y del Medio Ambiente, los cuales, desbordan los criterios acordados en los Tratados de Libre Comercio celebrados con Chile y Singapur.

Hasta aquí, aparentemente estaríamos frente a una experiencia comercial. Sin embargo, el DR-CAFTA es más que eso, es el resultado lógico de veinte años de progreso democrático y social en Centroamérica, un dato no menor que los países andinos deberían subrayar, pues evidentemente, de lo que se trata no es de deteriorar esa "tendencia natural" a la integración, sino más bien que esta resulte complementaria al "Regionalismo abierto", es decir, al desplazamiento hacia una creciente interdependencia guiada por las señales del mercado y orientada a una mejor inserción en la economía internacional.

www.cadal.org

El DR-CAFTA está tomando impulso

En los últimos días está tomando impulso el apoyo al DR-CAFTA, el acuerdo de libre comercio que integrará a nuestros dos países con cinco de nuestros vecinos centroamericanos. El tratado iniciará una nueva relación, haciendo que los beneficios comerciales que esta región ha disfrutado por años bajo la Iniciativa de la Cuenca del Caribe sean permanentes.

La Iniciativa de la Cuenca del Caribe está a punto de expirar y, luego del año 2008, el DR-CAFTA será la única opción disponible para mantener las ventajas comerciales que ayudaron a construir la vigorosa economía que este país disfrutó durante la mayor parte de la década pasada.

A pesar de que algunos sugieren que el Gobierno dominicano puede tomarse su tiempo y esperar un poco más para ratificar el DR-CAFTA, una alternativa más sensata sería seguir el ejemplo del precedente establecido por los tres países de América Central que ya son signatarios, y tomar medidas inmediatas. Esperamos que la República Dominicana esté lista para ingresar a esta nueva relación comercial el mismo día que el Congreso de los Estados Unidos complete su propio trabajo legislativo y el acuerdo entre en vigencia. Esperar más tiempo pondría a la República Dominicana en una desventaja particular frente a otros países signatarios que arranquen desde el primer día.

El Congreso de El Salvador ratificó el DR-CAFTA en diciembre del año pasado. Los líderes empresariales salvadoreños se están preparando para operar bajo los términos del acuerdo, y buscan socios para atraer nuevas oportunidades de negocios y de inversión a ese país. El 3 de marzo Honduras se convirtió en el segundo país signatario en ratificar el tratado y, por un amplio margen de 100 votos a favor y 28 en contra, reafirmó que también está listo para unir su futuro al de este tratado.

A pesar de un impasse relacionado con una medida legislativa relativa a los derechos de propiedad intelectual que debía ser modificada bajo los términos del acuerdo, el Congreso guatemalteco aprobó esa medida en la segunda semana de marzo y, casi inmediatamente, el 10 de marzo votó para ratificar el tratado con una mayoría abrumadora de 126 votos a favor, frente a sólo 12 en contra.

En estos momentos, la atención está enfocada sobre la República Dominicana y los Estados Unidos. En Estados Unidos, el proceso consultivo y legislativo está bastante avanzado. Esperamos que, dentro de los próximos meses, el Congreso estadounidense concluirá los trámites para implementar la legislación con lo que Estados Unidos habrá cumplido también su parte del acuerdo. Puedo asegurarles que, bajo el liderato del Presidente Bush, mi gobierno está dando los toques finales al paquete legislativo y procurando el apoyo que necesita en el Congreso.

El Representante Comercial de los Estados Unidos y otras agencias del Gobierno estadounidense han estado trabajando muy de cerca con las comisiones congresionales que encaminarán este paquete legislativo por todo el proceso congresional. Asimismo, consultarán sobre el momento adecuado para que, cuando éste sea introducido, el Congreso le otorgue la máxima prioridad. El Senador Grassley ya ha anunciado que la Comisión de Finanzas del Senado celebrará audiencias sobre el acuerdo el próximo 6 de abril. Otras comisiones anunciarán audiencias similares en los próximos días. El Presidente Bush hará todo lo que sea necesario para que el acuerdo obtenga el apoyo congresional que necesita para ser aprobado.

Lo que no se sabe mucho aquí, pero que es importante, es que una vez el Presidente introduzca al Congreso la legislación de implementación el tiempo empezará a correr. El Congreso sólo tiene 60 días de legislatura para finalizar el proceso. El voto sólo será “si” o “no”. El Congreso, al otorgar al Presidente la Autorización de Promoción Comercial, acordó de antemano no hacer modificaciones al texto del acuerdo.

Estamos educando al pueblo estadounidense sobre los beneficios que este acuerdo traerá a los ciudadanos de nuestros países. Los embajadores de otros países signatarios, incluyendo el Embajador dominicano en Washington, Dr. Flavio Darío Espinal, han estado viajando por todo el territorio estadounidense explicándole al público lo importante que es este acuerdo comercial para las economías de la región.

Los embajadores de los países participantes en el DR-CAFTA visitaron recientemente Seattle, en el estado de Washington y el Valle del Silicio (Silicon Valley) en California, regiones donde la alta tecnología, la manufactura de la industria aeronáutica y otras industrias son importantes, y donde los líderes empresariales están movilizando apoyo en el Congreso para que el acuerdo sea aprobado. También visitaron a Carolina del Norte, el centro de la industria textil estadounidense. Incluso los productores textiles de los Estados Unidos están empezando a darse cuenta de que un voto a favor del DR-CAFTA es un voto a favor de que nuestras empresas sean más competitivas frente a China. Trabajando junto a suplidores de República Dominicana, bajo los términos del DR-CAFTA, todas nuestras compañías textiles serán más competitivas frente a la ola actual de competencia asiática.

Los embajadores de países del DR-CAFTA también han hablado con grupos que representan intereses agrícolas. Nuestra comunidad agrícola apoya decididamente el DR-CAFTA. Cincuenta y tres importantes grupos de agricultores firmaron una carta dirigida al Congreso estadounidense en apoyo al acuerdo.

El debate público continúa en los Estados Unidos, y creemos que el acuerdo tiene buenas perspectivas de ser aprobado. El proceso legislativo está empezando y muchos miembros del Congreso mantienen una actitud receptiva. En esta etapa inicial del proceso es normal que algunos Congresistas no hayan tomado una decisión al respecto. Sin embargo, a medida que difundimos nuestro mensaje tenemos más confianza en que el DR-CAFTA será aprobado.

El paquete legislativo podría ser aprobado en los Estados Unidos a finales de mayo, dejando una ventana de oportunidades relativamente pequeña para que los líderes congresionales de la República Dominicana también lo ratifiquen. Deseamos que la República Dominicana esté lista para entrar al DR-CAFTA desde el primer día. A medida que se acerca esta fecha para nuestros dos países, debemos prestar a este acuerdo la atención inmediata que merece para poder aprovechar las oportunidades que ofrece a nuestros dos pueblos.

Hans H. Hertell
http://santodomingo.usembassy.gov/

DR-CAFTA en los EEUU

Los países de DR-CAFTA (Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y la República Dominicana) representan el segundo destino más grande de exportaciones en Latinoamérica, detrás de México y por encima de Brasil, y el decimotercero mercado de exportaciones en el mundo.

DR-CAFTA bajará las barreras arancelarias que impiden acceso a los mercados de Centroamérica y la República Dominicana, creando oportunidades económicas para empresas, agricultores y trabajadores estadounidenses.

Bajo DR-CAFTA, el 80 por cien de las exportaciones estadounidenses de la región quedarán libres de aranceles y todos los aranceles desaparecerán a lo largo de los próximos diez años. Las exportaciones estadounidenses que se beneficiarán inmediatamente incluyen los del sector informático, la construcción, material agrícola, varias categorías de productos químicos y farmacéuticos, papel y materiales médicos y científicos.

Para la agricultura, DR-CAFTA bajará los aranceles para materias como el arroz, el maíz, el trigo, y carne de cerdo, vacuno y ave, dando a agricultores y rancheros acceso a un mercado emergente en nuestra hemisferio. De hecho, el American Farm Bureau estima que DR-CAFTA incrementará las exportaciones agrícolas en más de mil millones de dólares.

Las exportaciones de alta tecnología también beneficiarán de DR-CAFTA. Cuando entra en vigor el tratado, la República Dominicana, Guatemala, Honduras y Nicaragua se sumaran a Costa Rica y El Salvador como participantes en el Acuerdo en Informática de la OMC, reduciendo así los aranceles y haciendo que las exportaciones estadounidenses sean más competitivas. Exportadores estadounidenses ahorrarán anualmente más de $75 millones en aranceles.

DR-CAFTA creará oportunidades para las aseguradoras y instituciones financieras estadounidenses, incluyendo el acceso a las aseguradoras de Costa Rica, las más lucrativas de la región. El Tratado también eliminará aranceles sobre productos del sector de telecomunicaciones, aumentando las ventas de estos productos en la región.

DR-CAFTA ayudará el sector textil en ambas regiones a competir a nivel mundial. Por causa de iniciativas comerciales como el Caribbean Basin Initiative, América Central ha desarrollado una vibrante industria textil que depende de hilado y tela hechas por trabajadores estadounidenses. Más competencia a nivel global en el sector del textil peligra el traslado de la industria textil fuera de América Central a regiones que no dependen de trabajadores estadounidenses. Se necesita a DR-CAFTA para prevenir este traslado en producción y la pérdida de decenas de miles de trabajos en ambas regiones.

www.hispanictrade.org

Aprobación del DR-CAFTA: Un boomerang para Estados Unidos

La aprobación del Tratado de Libre Comercio de Estados Unidos con Centroamericana y República Dominicana (DR-CAFTA por sus siglas en inglés) en la Cámara de Representantes de Estados Unidos por una estrecho margen — 217 contra 215 — abre una serie de interrogantes en los propios sectores empresariales, y por supuesto en amplios sectores de Centroamérica y América Latina que consideran que constituye una "bomba de tiempo" pues las política de libre mercado agravará los problemas de empleo, intensificando además la migraciones hacia Estados Unidos

La aprobación del Tratado de Libre Comercio de Estados Unidos con Centroamericana y República Dominicana (DR- CAFTA por sus siglas en inglés) en la Cámara de Representantes de Estados Unidos por una estrecho margen - 217 contra 215- abre una serie de interrogantes en los propios sectores empresariales, y por supuesto en amplios sectores de Centroamérica y América Latina que consideran que constituye una "bomba de tiempo" pues las política de libre mercado agravará los problemas de empleo, intensificando además la migraciones hacia Estados Unidos.

Para Estados Unidos el DR-CAFTA no es representativo desde el punto de vista económico pues las exportaciones anuales de los 6 países involucrados en el Tratado (Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana) hacia Estados Unidos no representan sino un mes de exportaciones de China a este último país. Para el gobierno de George W. Bush la aprobación del DR- CAFTA tiene una connotación más bien política e incluso ideológica: significa avanzar en la imposición dogmática "de la agenda del libre mercado" en el contexto global, tratando de influir en la próxima rondas de negociaciones de la Organización Mundial de Comercio.

Mientras sectores industriales brasileños ven con preocupación las dificultades en la aprobación del DR- CAFTA y las posiciones "proteccionistas" que tienen fuerte peso en el congreso norteamericano, algunos representantes de los países andinos (Ecuador, Colombia y Perú) creen que esto facilitará las negociaciones del TLC con la potencia del Norte.

En tanto Bush, quien estuvo presente en la sesión del Congreso para presionar para su aprobación, prometió que el Tratado significará para Estados Unidos dividendos de "seguridad, estabilidad y libertad", varios analistas advierten que el DR- CAFTA se convertirá en boomerang para Estados Unidos pues la quiebra de las economías centroamericana provocará un mayor éxodo de migrantes que tratarán de ingresar por cualquier vía a Estados Unidos.

Con el DR- CAFTA se afectará al sector agrícola de la subregión pues se eliminan los aranceles de más de la mitad de las actuales exportaciones agrícolas de Estados Unidos a la región incluidos cortes de carne de alta calidad, algodón, trigo, muchas frutas y vegetales y alimentos procesados. Así mismo, las empresas estadounidenses tendrán libre acceso para invertir en sectores clave como las telecomunicaciones, mensajería informática, turismo, energía, transporte, construcción, servicios financieros, seguros, etc. A cambio de ello, los países centroamericanos y la República Dominicana obtienen muy poco: la ampliación de su cuota de azúcar a 1,2% de la producción azucarera estadounidense total, la que se elevará al 1,7% en 15 años. ¡Esto "sacrificio" de Estados Unidos equivale a un solo día de la producción norteamericana total!

Pero el DR-CAFTA no es todavía un capítulo concluido. Si bien ha sido ratificado por los congresos de El Salvador, Guatemala y Honduras, aún está pendiente que lo hagan Costa Rica, Nicaragua y República Dominicana. Y ciertamente en estos últimos tres países, para las élites pro-norteamericanas conseguir el si I de los parlamentos no es tan fácil como comerse una hamburguesa y una Coca Cola, por la fuerte oposición popular que existe.

En Nicaragua el dirigente del Frente Sandinista de Liberación Nacional, Daniel Ortega, dijo que el DR-CAFTA es la condena a muerte para los productores nicaragüenses y que los 38 legisladores del FSLN no lo ratificarán en la Asamblea Nacional La aplicación del TLC afectará sobre todo al sector rural. Según un estudio, cerca de 700.000 mil familias y unos 200 mil productores agrícolas se verían perjudicados. La legisladora sandinista Alba Palacios sostiene que Nicaragua y Costa Rica deben negociar una gracia de cinco años para ser parte del TLC y asegura que la ratificación puede extenderse hasta el 10 de enero del 2006. Bush pretende que el CAFTA entre en vigencia el 1 de enero del próximo año. Los congresistas del Partido Liberal Constitucionalista, del gobierno y de Camino Cristiano están dispuestos a darle vía libre al TLC e incluso amenazaron con destituir al presidente de la Asamblea, el sandinista René Núñez, en caso de que no ponga el tema en la agenda legislativa.

En Costa Rica, el Ejecutivo aún no ha enviado el proyecto del TLC para su ratificación. Organizaciones sociales agrupadas en el Movimiento Cívico Nacional advirtieron que llamarán a la rebeldía social y a la desobediencia nacional si así procede el gobierno. A más de los sindicatos se oponen al DR-CAFTA, sectores empresariales, los arroceros, los estudiantes, los ecologistas, los cooperativistas, las asociaciones de desarrollo. Los arroceros, por ejemplo, dicen que es el sector más afectado y que el grupo negociador, a última hora, lo comprometió en el acuerdo cuando en principio dijo que no sería incluido.

Unas 160 organizaciones dominicanas pidieron al Parlamento que no ratifique el TLC ya que tendrá efectos devastadores para la economía especialmente en el sector agrícola, las finanzas públicas, el empleo y la salud de la población. Otras 15 organizaciones, igualmente, anunciaron medidas de hecho para rechazar el nuevo proyecto de recolonización. Varios legisladores han anunciado que ratificarán el DR- CAFTA luego de que el gobierno apruebe medidas compensatorias en beneficio de los productores nacionales.

Eduardo Tamayo G.
www.bilaterals.org

¿OMC vs DR-Cafta?

Diversas organizaciones han comenzado a cuestionar la relación entre el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y República Dominicana con Estados Unidos (DR-Cafta) y los acuerdos alcanzados en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

De acuerdo al estudio de Oxfam, “el Cafta discrimina a los campesinos centroamericanos”, el tratado no contempla ningún trato diferenciado ni especial para los productos de la región, lo que deja en seria desventaja a los productores de la región, incapaces de competir en condiciones de desventaja dados los altos subsidios a la producción y la exportación, afirma Carlos Galián Barrueco, oficial de Incidencia Política de Oxfam Internacional.

El representante de Oxfam señala que “esto rompe con el espíritu de la propuesta de los Productos Especiales, que permitiría la exclusión de varios productos y sólo para el caso de los países en desarrollo”.

En esta línea agrega que Estados Unidos excluyó no solamente el azúcar sino otros 47 subproductos de la misma, denominados partidas arancelarias, mientras Centroamérica solamente lo hizo con una, en lo que Oxfam reconoce como el trato de países pobres al país más grande y desarrollado”.

Además, el DR-Cafta estableció el derecho de todas las partes a aplicar salvaguardias. Estados Unidos con este tratado podría aplicar salvaguardia especial a 120 líneas arancelarias, mientras que Centroamérica sólo lo podrá hacer a 60, es decir la mitad.

El estudio de Oxfam señala que muchos de los aranceles acordados con el DR-Cafta podrían bajar todavía más en el marco de la OMC.

Según Galián, el DR-Cafta pretende eliminar los aranceles, mientras que la OMC establece una reducción estratificada de los mismos.

Esto puede significar un impulso para los productos de exportación, mientras que supone un grave riesgo para los de consumo interno que no tienen capacidad de competir, como los granos básicos, carne, lácteos, quedando desprotegidos.

Sin embargo, la directora de Organismos Internacionales, del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific), Saramelia Rosales, sostiene que no hay contradicciones entre lo que establecen ambos acuerdos, dado que el proceso de apertura del país ha bajado los aranceles progresivamente desde hace casi 10 años.

Dijo que en el caso de los aranceles, los que ya tiene aplicados, Nicaragua están muy por debajo de lo que establece la OMC, “en el caso del azúcar tenemos un arancel del 100 por ciento en OMC, y lo que aplicamos por efecto de negociaciones es 50 por ciento”.

Indicó que adicionalmente en el grupo de los 33 que aglutina a países poco desarrollados, se está impulsando la definición de productos especiales para países en desarrollo y la aplicación de salvaguardias especiales a productos altamente sensibles.

Pero también, según Oxfam, hay contradicciones entre el tratamiento que ambos dan a los aranceles consolidados y los aplicados.

Los primeros son un techo que se pueden aplicar, mientras que los segundos son los que realmente se están aplicando.

En este sentido la OMC “permite aumentar los aranceles aplicados siempre que se mantengan por debajo de los aranceles consolidados”, el DR-Cafta no permite ningún aumento en estos aranceles.

Otra diferencia sustancial, sostiene Galian es que la OMC toma como referencia para la reducción arancelaria los aranceles consolidados, mientras que el DR-Cafta toma como referencia los aplicados, que en el caso de Centroamérica son inferiores.

Pero en el caso del azúcar, afirma, el caso es más agudo. Si bien Centroamérica le dio una concesión significativa, estableció mecanismos de compensación adicional como el dejar fuera 47 partidas arancelarias de derivados del azúcar que no podrán entrar libremente a Estados Unidos, mientras que éstas sí lo podrán hacer hacia Centroamérica, “hablamos de todos los derivados del azúcar”, dijo.

Una de las principales preocupaciones de República Dominicana está centrada en revisar el peligro que esto representa en el tratado principalmente para el jarabe de maíz.

De acuerdo con el estudio, Estados Unidos podría hacer uso de “un mecanismo de compensación de azúcar y sus derivados”, que permite a Estados Unidos compensar a los productores centroamericanos para que no hagan uso de sus cuotas de exportación.

Por otro lado, agrega que los acuerdos del DR-Cafta no establecen ningún tipo de trato especial ni diferenciado de Estados Unidos como país desarrollado, tal y como lo establece la OMC, “el trato especial y diferenciado de esos países será parte integrante de todos los elementos de la negociación, con inclusión de la fórmula de reducción arancelaria, el número y el trato de los productos sensibles, la ampliación de los contingentes arancelarios y el período de aplicación”. Es decir, el istmo negoció de igual a igual con Estados Unidos.

Para el caso de Nicaragua, los negociadores oficiales del Gobierno han insistido en que el país fue el que mejor negoció y que además logró una mayor protección para sus productos.

No obstante, este trato de igualdad deja sin opciones a la región a la hora de negociar reducciones arancelarias en la OMC, tal y como está previsto para la próxima reunión de esa organización en Hong Kong, en diciembre próximo.

CONTRADICCIONES SUPERABLES

El rector del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae), Roberto Artavia, reconoce que hay contradicciones, pero que de acuerdo con las Constituciones de cada país, éstos pueden operar bajo las reglas del tratado y no necesariamente con las reglas multilaterales, como lo ha hecho Estados Unidos que pertenece a la OMC, pero que “ha manejado sus relaciones de manera bilateral”.

Además, recomienda que no se debe perder de vista que Estados Unidos es el principal socio comercial de Centroamérica, un punto en el que se debe pensar detalladamente “no me jugaría negociar con Estados Unidos en un foro multilateral cuando lo podemos hacer de manera bilateral”.

En este sentido señala que no hay que olvidar que Estados Unidos acoge las disposiciones de la OMC “cuando quiere, y cuando no quiere no lo hace”, aunque hace la salvedad de que en el caso de México, respetaron todas las cláusulas establecidas, lo que da un margen de seguridad adicional.

Artavia sostiene que por cada dólar que Nicaragua exporta, 56 centavos van destinados a Estados Unidos, lo que demuestra la importancia del comercio con ese país.

¿RETROCESO?

No obstante Orlando Núñez Soto, director del Centro para la Promoción, la Investigación y el Desarrollo Rural y Social (Cipres), considera que sí hay serias contradicciones, ya que en el marco de las negociaciones de la OMC se contaba con el respaldo de todos los países miembros mientras que en el DR-Cafta, Centroamérica va sola.

“Es un retroceso, para todo lo que habíamos logrado los países subdesarrollados en la OMC”, resalta en un debate que según él no le interesa a Estados Unidos.

En este sentido la directora de organizaciones internacionales del Mific, Saramelia Rosales, sostiene que el denominado Grupo de los 33, conformado por países en desarrollo, ha impulsado una iniciativa encaminada a evitar una reducción de los aranceles más allá de los aceptable por los países pobres y la utilización de salvaguarda para productos altamente sensible.

En el caso específico del DR-Cafta, Rosales apunta que el mismo tratado establece que después de diez años se hará una evaluación del cumplimiento del tratado y que permitirá estudiar la posibilidad de aplicar medidas de salvaguarda en caso de que Estados Unidos mantenga los subsidios.

EL FANTASMA DE LOS SUBSIDIOS

La principal preocupación de los países del istmo tiene que ver con los subsidios, un problema que aún en la OMC todavía sigue provocando encendidas disputas.

Se estima que Estados Unidos otorga 18 mil millones de dólares anualmente en subsidios, tanto internos como para la exportación, y que no son más que una exportación de impuestos a los diferentes mercados.

Hay acuerdos para reducir los subsidios a las exportaciones pero no así para las “ayudas internas”, que son el principal enemigo de la competitividad agropecuaria internacional, afirma Oxfam.

Según Carlos Galián, de Oxfam, no hay garantías sobre las medidas que la región pueda aplicar para protegerse ya que no quedó totalmente claro el mecanismo de implementación. Una falta de claridad que incluso el sector arrocero ha estado señalando y exigiendo al Gobierno una definición exacta de cómo se va a aplicar en caso que su socio comercial las mantenga.

En tal sentido, la OMC es clara al presionar por la eliminación de los subsidios, pero no establece el calendario para hacerlo.

Según Oxfam, el DR-Cafta no reconoce este aspecto en el tratado, pese a que Estados Unidos tiene proyectado desembolsar 4,528 millones de dólares en créditos para la exportación, lo que ha sido considerado por la Unión Europea como una especie de subsidio a la exportación.

En cuanto a las ayudas domésticas o subsidios internos, la OMC propone una reducción del 20 por ciento desde el primer año, según el estudio. Pero este es un tema que en el DR-Cafta ni siquiera se discutió.

Rosales, del Mific, sostiene que la legislación que establece el tratado va complementada con las impulsadas desde la OMC, de forma que en el caso de los subsidios hay un mandato de ir eliminando gradualmente los subsidios.

En 2005, Estados Unidos ha previsto desembolsar casi 18,000 millones de dólares en apoyos a los productos agropecuarios: pagos directos, pagos contracíclicos, créditos a la comercialización y pagos diferidos. Los principales productos beneficiados son el maíz y el algodón, con más de 7,600 y 4,700 millones de dólares en apoyos, respectivamente. Otros productos altamente subsidiados son la soya, el trigo, los derivados lácteos, el arroz, el sorgo y el maní, denuncia Oxfam.

El próximo lunes se realizará un foro para debatir este tema, en el que participarán el Gobierno y organizaciones de la sociedad civil, a partir de la premisa que en julio se presentará el primer borrador para la conferencia ministerial OMC de Hong Kong.

LEY “TRANSGÉNICA”

De cara a la ratificación del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, Estados Unidos y República Dominicana (DR-Cafta), la Alianza de Protección a la Biodiversidad presentó ante diputados de la Asamblea Nacional un anteproyecto de ley para la regulación de los organismos genéticamente modificados, conocidos como transgénicos.

La diputada sandinista Alba Palacios, explicó que la iniciativa de ley para la regulación de los transgénicos es muy importante para proteger a los consumidores de la introducción masiva de este tipo de productos.

La diputada reconoció que a través de la ley se crearán organismos de supervisión, donde participarán las organizaciones de la sociedad civil que son las que le darán la fortaleza para poder incidir en la regulación que el Gobierno tiene que hacer para controlar la introducción de estos organismos.

Julio Sánchez,del Centro Humboldt, indicó que la finalidad de la ley se basa en prevención de riesgos en la salud humana, protección de la diversidad biológica y la seguridad ambiental.

"El proyecto sería de orden público e interés general, y constituiría la base para la construcción de un marco de bioseguridad", señaló Sánchez. (LA PRENSA/Ricardo Guerrero)

EMPRESARIOS VENEZOLANOS A LA ESPERA

La ratificación del Tratado de Libre Comercio, de Estados Unidos con Centroamérica y República Dominicana (DR-Cafta), alentaría la llegada de inversiones de Venezuela a Nicaragua. Un grupo de empresarios del país sudamericano aseguraron estar dispuestos a invertir en sociedad con empresarios nicaragüenses, en seis sectores económicos.

Carlos Sequera, quien coordina una misión de Venezuela de visita en Managua, confirmó que están explorando la posibilidad de invertir en Nicaragua en la industria petrolera y petroquímica, la agricultura de alta tecnología, el turismo, las telecomunicaciones, la minería y la construcción.

"Estamos aquí en primer término porque tenemos confianza en este país y porque creemos que en Nicaragua se pueden hacer asociaciones con empresarios venezolanos y nicaragüenses, que tengan como fin no sólo el desarrollo económico sino también el desarrollo social", declaró Sequera, cuya misión sostuvo reuniones de trabajo con el Presidente de la República, Enrique Bolaños, y el canciller Norman Caldera.

"Nos parece Nicaragua, primero por su estratégica ubicación geográfica y por el acuerdo de libre comercio que ha hecho junto al resto de Centroamérica con Estados Unidos. Nicaragua tiene el principal mercado del mundo que, al estar abierto, va a permitir que empresas venezolanas inviertan en Nicaragua y desarrollen proyectos a largo plazo", argumentó Sequera.

Al ser consultado sobre el enfrentamiento de poderes que vive Nicaragua, Sequera respondió: "No le tenemos miedo al debate político. No obstante, dijo que "lo importante es el respeto de la propiedad, y la defensa de la seguridad jurídica, que permiten que un inversionista tenga la seguridad de que su inversión va a ser respetada, como hasta ahora ha venido sucediendo en Nicaragua".

Adicionalmente la ministra de Fomento, Industria y Comercio, Azucena Castillo, afirma que de no ratificarse el tratado, se perderían muchas inversiones extranjeras. (LA PRENSA/Mario Moncada)

EN PERSPECTIVA

El DR-Cafta tendrá que enfrentar duros cuestionamientos en las próximas semanas por sectores de la sociedad civil y Poder Legislativo, cuando se inicie el proceso de ratificación. Desde su firma en mayo del 2004 a la fecha, no ha sido posible en el país. Ya lo hicieron Honduras, Guatemala y El Salvador, mientras está pendiente en Costa Rica, República Dominicana. EE.UU. y Nicaragua.


Luis Núñez Salmerón
www.bilaterals.org

Cita retos del país frente al TLC

RD tiene como retos para poder beneficiarse del DR-Cafta romper las barreras o trabas que hay para las mercancías en los puertos, mejorar la competitividad del clima de negocios y buscar una mayor integración de sus actividades.

Estas consideraciones fueron expuestas por Alberto Trejos, ex ministro de Comercio Exterior de Costa Rica, durante un seminario realizado ayer sobre “Comercio entre RD y Centroamérica: oportunidades y desafíos de la entrada en vigencia del DR-Cafta”.

El experto también dijo que RD tiene muchos caminos por recorrer, pero cree que ha avanzado bastante y ha demostrado ser una plataforma competitiva para la transformación de productos en manufacturas y algunos servicios, por lo que el reto está ahora en encaminarse hacia una competencia más sofisticada.

Reconoció que el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y República Dominicana, firmado en 2002, no ha sido beneficioso para el país caribeño, ya que la balanza comercial es de 1 a 7, situación que podría mejorar si RD identifica cuáles son los productos y servicios que pueden encontrar espacio en los países centroamericanos.

“Lo primero que se debe entender es cómo es el comercio interregional en Centroamérica, que de por sí es muy activo, ya que se venden entre ellos US$3,000 millones al año. Y en el cual RD podría ser una parte mucho más efectiva en el comercio, que apenas es de US$150 millones al año”, explicó.

También dijo que en Centroamérica ha habido una fuerte orientación hacia la exportación, lo que significa que asimiló el proceso de apertura de mercado más rápido que RD.

Sin embargo, explicó que hay relaciones comerciales que son beneficiosas no sólo porque venden, sino por las relaciones entre las partes.

Libre movilidad aduanera

Trejos propone que para que el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana sea exitoso se comience con una unión aduanera entre los signatarios del convenio.

Agrega que la unión aduanera implica tener libre movilidad de bienes independientemente del origen, frente aduanero común, mecanismo de recaudación, política comercial externa común, relación comercial uniforme, reconocimiento mutuo.

Entiende que para alcanzar dicha unión se debe tener plena armonización del arancel externo (incluyendo en que se aplica de manera preferencial) normativa e institucionalidad común para convertirse en un solo mercado (en aquellos temas que se supervisan en las aduanas) y administración conjunta y recaudación común en las aduanas.

www.elcaribecdn.com

Leonel urge renovación técnica del país con el DR-CAFTA

El presidente Leonel Fernández afirmó que la alfabetización tecnológica constituye uno de los grandes desafíos que tiene la República Dominicana para poder alcanzar el máximo nivel competitivo en los mercados internacionales.

Al pronunciar el discurso central durante el seminario “Las Tecnologías de Información como Punta de Lanza Competitiva”, el jefe de Estado anunció que por esa razón el gobierno se propone ampliar para los próximos meses los programas tecnológicos que viene ejecutando.

Consideró que para el país es una necesidad hacer en el menor tiempo posible el cambio de una sociedad analógica a la digital, sobre todo cuando todavía no se ha podido completar la agenda de la sociedad industrial.

“Sin embargo, justamente por la tecnología podemos hacer ese cambio, y convertir el concepto de sociedad de la información en el paradigma de desarrollo futuro de la sociedad dominicana”, aseguró Fernández.

Dijo que la adaptación del sistema educativo dominicano a la condiciones requerida por la economía global en el siglo XXI, constituye uno de los desafíos primarios que tiene en estos momentos el país.

Anunció que como parte de los planes del gobierno para irle haciendo frente a esa situación, serán iniciados próximamente 150 centros tecnológicos en todo el país, como parte de un programa piloto, que busca garantizar el acceso de estos servicios a la mayor cantidad de usuario.

Señaló que esta iniciativa viene a complementar el programa de instalación de bibliotecas digitales que viene desarrollando el Instituto Tecnológico de las Telecomunicaciones INDOTEL.

Indicó que la sociedad de la información implica la utilización de la tecnología como un instrumento acelerador del campo social y del desarrollo sostenido, y que, para lograrlo la primera condición sigue siendo el capital humano.

JUSTIFICA SALIDA DE SHELL Y VERIZON

Por otra parte, el jefe de Estado reafirmó que la salida de las empresas Shell y Verizon, del mercado local se deban a desconfianza en la economía nacional, como han insinuado algunos sectores.

Manifestó que la estrechez del mercado local son los únicos motivos que tienen dichas compañías transnacionales para partir de la República Dominicana.

“ Entonces, no es un problema de no creer en la República Dominicana. Lo que está ocurriendo es un cambio de funcionamiento de la economía global”, precisó Fernández.

Agregó que de los 120 países donde la Shell tenía sus operaciones ha decidido reducirla a tan solo 80, para dedicarse a la exploración y explotación de nuevas fuentes petrolíferas.

En tanto, que Verizon, además de la República Dominicana también ha decidido salir de Venezuela y Puerto Rico, ya que dichos mercados le resultan muy pequeños.

Con relación al Tratado de Libre Comercio con Centro América y los Estados Unidos, el presidente Fernández, afirmó que la ubicación geográfica sigue siendo una de las grandes ventajas que tiene el país frente a las demás naciones.

Reveló que además del TLC, el gobierno tiene previsto realizar acuerdos similiares con Canadá y Europa, ya que las condiciones del mercado local, así lo demandan.

“ El DR-CAFTA nos proporciona que si vamos a Taiwan, Korea, Japón u otro país del pacífico del otro lado del mundo, le podemos decir, la República Dominicana es un país que tiene una posicion previlegiada en comparación con la costa Este de los Estados Unidos, ya que somos el que está más cerca de la florida”, precisó Fernández.

Indicó que a pesar de las ventajas que nos podrian ofrecer otros acuerdo, el DR-CAFTA sigue siendo el mas trascental para la República Dominicana.


www.hoy.com.do

Advierte desafíos para aprovechar el DR-CAFTA

Por el momento, las mayores oportunidades para este país, en el marco del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Centroamérica (DR-CAFTA) están en la atracción de inversión extranjera que inyecte capitales frescos a la economía, que generen empleos y nuevos conocimientos, afirmó ayer el ex ministro de Comercio Exterior de Costa Rica y profesor asociado del INCAE, Alberto Trejos.

Para el experto, la República Dominicana cuenta con un aparato productivo competitivo en muchos renglones, pero adujo que le falta agilizar algunos trámites que faciliten el intercambio comercial y que reduzcan los costos de producción.

Trejos expuso sus conceptos en un encuentro organizado por la Cámara Americana de Comercio y la Fundación Global, Democracia y Desarrollo, donde trató el tema “Comercio entre República Dominicana y Centroamérica: Oportunidades y Desafío de la entrada en vigencia del DR-CAFTA”.

Entrevistado al respecto, Trejos dijo que uno de los grandes beneficios de la integración entre Centroamérica, Estados Unidos y República Dominicana es la promoción de la inversión, permitiendo que lo que tiene el país pueda valer más, si está en combinación con quien más sabe y ya tiene un mercado seguro. Dijo que la atracción de inversión extranjera implica la entrada al mercado de empresas con amplios conocimientos y una demanda segura de sus productos en el ámbito internacional.

Afirmó que si bien la entrada en vigencia del DR-CAFTA podría aumentar el comercio, se debe tener presente para que ese incremento de la actividad comercial realmente beneficie a la República Dominicana.

En cuanto al RD-CAFTA y el bloque centroamericano, sostuvo que hasta el momento Centroamérica le vende a la República Dominicana más, en un promedio de 7 a una, lo que refleja que ese bloque ha sido más ágil en identificar los beneficios que ofrece el acuerdo.

No obstante, afirmó que hay un comercio potencial en ambas vías.

Reconoció que las barreras que quedan son muchas y que su eliminación dependerá de los esfuerzos que hagan los sectores productivos y el gobierno.

Dijo que buscar atraer una inversión grande complementa, pero no resuelve el problema en sí, si no se toman una serie de medidas que tiendan a mejorar la oferta y disminuir los costos internos.

Sostuvo que los dominicanos tienen mucho camino que recorrer y que han demostrado que tienen una plataforma para la transformación de productos primarios en manufactura y la provisión de servicios.

Afirmó que la apertura comercial presenta grandes oportunidades a la República Dominicana, pero opinó que hay factores que deben acondicionarse para poder sacar mayores ventajas.

Trejos ofreció explicaciones a los participantes sobre las ventajas y desventajas del DR-CAFTA y la forma de sacar mayores beneficios, así como lo que deben hacer los dominicanos para mejorar su oferta productiva.

www.hoy.com.do

Mejorando el DR-CAFTA

Más que lamentaciones o incidentes sin perspectivas, RD no tiene más opciones que avanzar en las reformas legales exgidas para iniciar el DR-CAFTA o no adherirse a el

El DR-CAFTA pudiera ser un gran instrumento de crecimiento económico en los próximos cuatrienios, sin dejar de ponderar las adecuaciones internas que en materia de negocios se producirían en el país.

Mientras más atención se preste a los daños colaterales, menos posibilidades de sobrevivir en los negocios tendrían aquellos sectores que se piensan afectados en el corto plazo.

No hay dudas de que la negociación tiene errores elementales (aceptada sin mecanismos de salvaguarda, sin condicionar el desmonte arancelario para los productores subsidiados en Estados Unidos a la eliminación de esos subsidios, federales o locales, o la imposición de tasas arancelarias equivalentes a los subsidios recibidos por productos, etc.).
Sin embargo, quien hizo la ley no pensó en las trampas posibles. En materia de trampas los norteamericanos son muy buenos y deberíamos copiar de ellos.

El acuerdo reconoce las leyes de ambos países al momento de firmarse el DR-CAFTA, por lo que ya aprobado no pueden introducirse reglamentos o leyes nuevas no contenidas en ese acuerdo.
Es en ese detalle del acuerdo que la República Dominicana tiene sus grandes posibilidades de superar una mala negociación producto más de la ignorancia técnica de los jefes negociadores que de la mala fe. O peor, de inducir a un gobierno a la prisa porque otros se irían delante y, vaya mito, nuestras zonas francas se marcharían a Centroamérica con las secuelas correspondientes.

Las posibilidades nuestras están en los detalles. Deberíamos identificar las debilidades por sectores y adoptar, donde sea posible, como en control de calidad, etiquetado en español, normas de calidad, industriales, de salud, fitosanitarias, etc. todas las reglamentaciones norteamericanas en esas materias, crear las instituciones para administrarlas, naturalmente con equipos, laboratorios y profesionales de alta calificación. De esa manera daríamos a los norteamericanos el mismo trato que ellos nos reservaron.

En la última entrega dije que pondría el caso de los mangos dominicanos y su trato en el DR-CAFTA. Tenemos, como Chile, un enorme potencial en frutales y el mango es esencial en ese proyecto. En el tratado, nuestro mango es sometido a “ultrajes” antes de poder llegar al consumidor norteamericano en su condición natural.

La presión de los productores norteamericanos fue decisiva. Ellos tienen todas las variedades de mangos, pero no la calidad del terreno ni la temperatura, contrario a nosotros que producimos mangos con olor y dulzor extraordinarios, manjares.

Pues bien, nuestros mangos deben ser exportados en pulpa o someterlos a tratamientos de altas temperaturas que al final eliminan los dones naturales del mango nuestro (se quedan sin olor y el dulzor se convierte en agrio), lo cual reduce nuestra calidad a la de los productores norteamericanos.

A pesar de ese escenario no debemos dejar de aumentar nuestras plantaciones de mangos, pues al final, si vienen tratados de libre comercio con México o Canadá, podemos introducirlos de todas maneras. O pedir la revisión del caso.

Félix Calvo es economista
voperalta@msn.com


www.elcaribecdn.com